Péndulos con Alma

Jozef Baj (1915-2006), pronunciado “Bai”, es el padre del Laboratorio radiestésico polaco y de la gama de péndulos que lleva su nombre. Dicen quienes lo conocieron, que este ingeniero mecánico  fue una excelente persona y un gran maestro lleno de humildad y de amor, así como un incansable investigador al servicio de la radiestesia, su pasión.

Hoy, personas de todo el mundo amantes de la radiestesia gozan de éstos péndulos fabricados por él y por su equipo de íntimos colaboradores bajo la dirección de Barbara Leśniewska y Alexandra Gondek.

Un trabajo laborioso, preciso, bien calibrado, con una excelente vibración energética y una gran sensibilidad radiestésica. Son péndulos con Alma, “péndulos con ángel” como así han llegado a llamarlos quienes han podido apreciarlos y explorar con ellos los mundos sutiles que escapan a nuestra visión puramente física.

JosefBajLa información personal que disponemos de Jozef Baj es más bien escasa. Dicen que era una persona muy discreta que no hacía grandes alardes acerca de  su trabajo. Sabemos que sus comienzos en radiestesia se remontan a los trágicos días de la II Guerra Mundial cuando siendo apenas un niño, fue encerrado en el campo de concentración de Auschwitz. Allí conoció a otro prisionero, un hombre suizo que practicaba radiestesia y pronto entablaron amistad. Este suizo transmitió a Baj todo su conocimiento y juntos practicaron este arte, fabricando péndulos con el material que pudieron encontrar en el campo de concentración. La radiestesia realmente salvó la vida del joven Jozef pues los guardianes del campo al descubrir su don, le exigieron que encontrase un pozo de agua y de no hallarlo, –le amenazaron–, el lugar indicado se convertiría en su tumba. ¡Por suerte y gracias a su pericia, encontró el agua!

Tras su paso por Auschwitz, Jozef Baj siguió cultivando su pasión radiestésica y por muchos años, estudió el trabajo de los investigadores A. Belizal, L. Chaumery, P. A. Morel y Enel. El ingeniero polaco elaboró su propia versión del Péndulo Universal que rápidamente se convirtió en uno de los mejores de todos los fabricados hasta la fecha. Igualmente, investigó en profundidad los péndulos Isis, Karnak y Osiris y fabricó su propia versión de los mismos ajustándose a estrictos criterios de proporcionalidad, calibrado y color radiestésico base.

Con el tiempo, Jozef Baj se adentró en el mundo de la radiestesia médica, introduciendo interesantes péndulos de medicina natural, péndulos con acumuladores

 

capaces de emitir las vibraciones de remedios herbales, elementos, micro-nutrientes necesarios y vitales para nuestro organismo. Así, la culminación de su obra fue el Set Universal de 49 péndulos que cubre un amplio abaníco de las necesidades humanas.

Hoy en día, el laboratorio Baj, fundado en 1970 por el propio Jozef Baj, sigue fabricando y realizando nuevas creaciones respetando los principios de diseño y calidad marcados por su fundador pero ajustándose a las nuevas necesidades y descubrimientos en materia de salud. La contribución de Jozef Baj y su Laboratorio a la radiestesia médica ha sido muy importante, abriendo nuevos horizontes y posibilidades hasta entonces no imaginadas.

Comprar un péndulo Baj es comprar péndulos de gran calidad, joyas radiestésicas propias de coleccionistas y amantes de lo bueno. En su mayoría son herramientas realizadas a mano que han pasado por un proceso de riguroso control de calidad.

En nuestra página indicamos claramente cuando un péndulo es seguro en su manejo para personas debutantes o cuando es para expertos con formación radiestésica. El color radiestésico principal de los péndulos está indicado en las descripciones. ¡Esperamos que disfruten de éstos péndulos y que les aporten las mejores vibraciones!


Barbara Meneses

Distribuidora de péndulos Baj en España e Hispanoamérica, radiestesista y consultora bioenergética