¿Te percibes agotado, apático, desconectado, adormecido, emocionalmente desvinculado de los demás, sin energía?

Es tiempo de descansar, de momentos para ti, estamos recalibrándonos, cambiando, integrando, procesando infinidad de cosas en estos momentos.
Se amable y compasivo contigo mismo. Esta es una de las muchas fases por las que transitamos en nuestro camino. Si puedes ir a favor del movimiento mejor, apoyándote a ti mismo en el proceso, en lugar de machacarte por sentirte como te sientes, mucho mejor.
Simplemente abraza el proceso en el que te encuentras, suaviza y relaja las tensiones que percibes.
Saldremos de esta fase renovados.
Bendiciones
Barbara Meneses
www.purapresencia.com