.
El humano comprende difícilmente la posición en la que se encuentra.
Hemos vivido bajo formas tan sutiles de esclavitud que hemos ido aceptando porque el agua comenzó a hervir tan gradualmente que no nos dimos cuenta de que la olla estaba a punto de hervir para “cocinarnos” y transformarnos en alimento para fuerzas que se nutren de nosotros, en lo económico, lo espiritual lo mental lo físico…
.
Hemos vivido esclavos pasando por diferentes fases y estados de esclavitud sin percatarnos de la mano que nos hacia bailar como marionetas al son de un ritmo que no era el marcado por el latir de nuestros corazones y nuestra conexión esencial con la Fuente, sino al ritmo de otras fuerzas.
.
Ahora, la mayoría de humanos NO puede ver que el “humano-centrismo” en el que cree vivir es en realidad un corpora-centrismo, es decir que todo en realidad gira alrededor de las corporaciones.
.
Las corporaciones no son humanas. Son corporaciones. Tienen intereses totalmente diferentes a los humanos, incluso a los humanos que forman parte de esas corporaciones. Cuando entras a formar parte de ellas, se apodera de ti el egregor y/o pensamiento-forma de la corporación que impone sobre ti una ceguera intencional con el fin de que solo mires en la dirección que la corporación quiere que mires. Tus intereses desaparecen en pro de los de la corporación que solo usa su propio lenguaje, sus propios códigos, referencias y su forma de relacionarse.
.
Cuando no eres de interés a la corporación, ésta te “mata”. Esa muerte puede ser sacrificando tu posición en la corporación o llegando a niveles mayores de sacrificio como cortándote el paso en todo tu sector profesional hasta que ninguna otra corporación ni agentes sirviendo a la corporación te de una nueva oportunidad. Quedas fuera, a la intemperie, abandonado, ignorado en el mejor de los casos, atacado y perseguido hasta las últimas consecuencias en el peor de ellos.
.
Existe un número cada vez más creciente de humanos que han sido desechados por las corporaciones. Han sido hechos “redundantes” en sus trabajos, han perdido sus empleos. En otros casos, las corporaciones han ido a buscarles cuando eran trabajadores autónomos e independientes y tenían sus propias pequeñas empresas que competían como un pequeño David frente a ellas, las corporaciones-Goliat. Así, muchos de esos pioneros independientes o bien fueron absorbidos por ellas, las corporaciones y ahora forman parte de las filas de la mediocridad corporativa, todo su talento atrapado por el entramado corporativo que NUNCA permitirá que tales personas despunten, o bien sus empresas fueron compradas para luego cerrarlas y así agrandar el espacio copado por las corporaciones.
.
Poco a poco, las naciones han pasado a ser corporaciones. Lo son porque los intereses de las mismas invaden peligrosamente todas las áreas de los estados que precisan de las corporaciones para funcionar, incluso a los niveles más simples…necesitan ordenadores software, materiales que solo son provistos por ellas, las corporaciones. Con ello, estas moles empresariales se hacen con el control de todo.
Así las naciones de hoy en día se convierten en corporaciones, bien porque legalmente pasan a serlo bien porque imitan el comportamiento corporativo de la mano que les da de comer.
.
El resto de la humanidad, quizás nunca llegó si quiera a ser material de interés para las corporaciones. Sobreviven con sus trapicheos en una especie de “limbo” económico, un espacio que se estrecha cada vez más y más al ritmo de las obligaciones, los impuestos, los reglamentos que las autoridades les imponen dificultando su trabajo PORQUE en realidad, el sistema ya NO está para servir al humano, sino a la corporación.
.
Con la corporación solo hay una forma de relacionarse y es usando su idioma. Y solo hay una forma de tumbarla… causando su bancarrota. La corporación es como una gran inteligencia artificial que sabe reconocer cuando los parámetros No son viables y cuando auto-aniquilarse cuando obtiene la evidencia de su bancarrota.
Pensadlo bien, quizás la Alianza está precisamente haciendo esto… causando la bancarrota de la corporación …
Nuestra tarea como humanidad es conquistar el terreno que nos fue arrebatado por esas mega estructuras que no pueden hablar con nosotros porque son de rango diferente y tienen intereses diferentes
Hemos de recuperar el espacio vital del ser humano y eso incluye la salud, la educación, la economía y la prosperidad, las libertades, los valores humanos, la conexión con la Naturaleza y la Tierra.
.
Hemos de regresar a proyectos humanos entre nosotros, promocionar al autónomo, al que tiene iniciativa personal, defender al humano, apoyarle velar porque la creatividad humana, individual siga creando y para ello, hemos de respetarnos, respetar nuestras ideas, no convertirnos en piratas corporativistas buscando hundirnos los unos a los otros presos de la envidia y las ganas de trepar a costa de los demás.
.
¿Quieres un mundo en libertad y feliz? Empieza por cambiar el chip y sal de la mentalidad corporativista… esa que te desconecta de tu hermano y de tu hermana humana, esa que te hace insensible al sufrimiento de los que son COMO TU.
Bendiciones
Barbara Meneses.-