.
No nos damos cuenta de que las oportunidades se pierden, las puertas abiertas por un tiempo se cierran, la espera se acaba y el complaciente de hoy, de ayer y de antaño puede encontrarse un día de rodillas llorando por la oportunidad perdida…
No me avisaron, no me lo dijeron… nadie vino a mi puerta a contarme que…
¿Cómo? …
Nadie vino? Nadie te dijo?… y que son todos estos posts, todas estas horas de audios y videos grabados de cientos de personas diciéndote que salgas de tu estupor y complacencia? Nada?…
No hagas como aquel marido que pensaba que con unas flores cualquiera podría camelarse a su mujer tras uno de sus múltiples abusos pensando que… “la muy tonta” siempre estaría ahí para él…
Porque un día… simplemente… dejó de estar… y entonces el bravucón de él… se quiso tirar por el balcón…
Esperas y esperas las señales, que YA te han sido dadas.
El Universo calla después de mucho mostrarte si tu elijes acogerle con…
tu complacencia y apatía.
Recuérdalo y no llores cuando te des cuenta de que el tren, hace mucho tiempo que ya pasó por la puerta de tu casa…
Pero elegiste ignorarlo.
Bendiciones y feliz tocada de OO.
El Universo.