BELLEZA ES.
Si esta mujer nos hablara hoy, nos diría que ella también ha vivido guerras, hambrunas, conflicto… pero aquí está ella, con su luz, con su corazón abierto.
Los ángeles me dijeron desde niña. “Pase lo que pase, no cierres tu corazón”…
Sigamos amando… Si es cierto, puede que siga habiendo conflictos…. pero… sigamos dando lo mejor de nosotros mismos, aceptando que habrá días buenos, malos, regulares.. Hagamos lo mejor que podamos en todas las circunstancias, sabiendo que si, habrá prontos, malas palabras, conflicto, resistencias y frustración.
Aprendamos de ellas y sigamos amando… amando quienes somos, amando quienes son los demás en su verdadera esencia, permitiendo que esta aflore y se exprese…dándonos permiso para Ser.
No se trata de ser listillos espirituales, de pretender saber dar la respuesta correcta en cada situación, de sabernos al dedillo el dogma espiritual de turno, de responder perfectamente siguiendo el Curso de milagros o lo que dice el guru de turno o lo que indica la Biblia. Se trata de ser autenticos, genuinos, honrando la verdad esencial que aflora en cada instante de nuestro corazón.
Si pretendemos seguir los dictados de un camino espiritual concreto, nos convertiremos en falsos, en personas que pretenden dejando atrás la auténtica respuesta instantánea y presente que emana de nuestro corazón ante cada situación, ante cada conflicto, ante cada resistencia.
Vive asentado en quien tu eres realmente y que ese sea TU camino, una senda que es única, personal e intransferible. Caminas con la Fuente y es TU relación personal con ella la que te llenará de dicha, de paz, de riqueza interior.
Bendiciones y feliz día 12 de Abril, día que promete mucho según nos cuentan los astrólogos por los aspectos espirituales que pueden destilarse de los movimientos de grandes planetas como Neptuno y Jupiter.
Sea como sea, aquí estamos, con la sonrisa interior de esta bella dama que nos mira, quizás desde el Más allá recordándonos que las cosas van y vienen pero que en esencia. lo inamovible está en nosotros. Vivamos desde el corazón de esa quietud interna capaz de aceptar la existencia tal y como es.
Bendiciones
Barbara Meneses .